MALEZAS




MALEZAS

      I.    DEFINICION:

 

1.   Aquellas plantas que interfieren con la actividad humana en áreas cultivables y no cultivables son consideradas malezas.

2.   Es una planta que causa problemas al sector agrícola y al ecosistema natural

3.   son plantas indeseables y, posiblemente, constituyen el componente económico más importante del total del complejo de plagas, que también incluye insectos, ácaros, vertebrados, nemátodos y patógenos de plantas.

 

    II.    DAÑOS QUE CAUSAN:

 

1.    Las pérdidas anuales causadas por las malezas en la agricultura de los países en desarrollo ha sido estimada ser del orden de 125 millones de T de alimentos, cantidad suficiente para alimentar 250 millones de personas.

2.    las malezas compiten con las plantas cultivables por los nutrientes del suelo, agua y luz.

3.    obstruyen el proceso de cosecha y aumentan los costos de tales operaciones. Además, al momento de la cosecha las semillas de las malezas contaminan la producción obtenida.

4.    facilita el aumento de la densidad de otras plagas y al final los rendimientos agrícolas y su calidad decrecen severamente.

 

 

   III.    LOS CONOCIMIENTOS BÁSICOS PARA UN MANEJO DE MALEZAS ADECUADO SON:

 

1.    IDENTIFICACIÓN DE LAS MALEZAS Y SU NIVEL DE INFESTACIÓN:

Una base fundamental para un correcto manejo de malezas es conocer las especies presentes y su nivel de infestación. La identificación de malezas, sobre todo perennes y parásitas, debe ser precisa, ya que estas especies no suelen responder a las prácticas tradicionales de combate. La identificación de las especies anuales es primordial en áreas sometidas a aplicaciones de herbicidas y al conocer los componentes de la flora y su nivel de infestación, se estará en mejor posición para seleccionar el compuesto químico a utilizar. Los niveles exactos de infestación son esenciales en áreas donde se aplica el criterio de umbral económico. La identificación de las especies de malezas puede realizarse con la ayuda de los manuales existentes y publicados en muchos países y regiones del mundo. Los métodos para evaluar los niveles de infestación pueden ser visuales, estimando el nivel de cobertura de las malezas o a través de conteos (Labrada 1992). Estos métodos deben ser practicados cuidadosamente, pero no deben ser prolongados en el tiempo de su ejecución (Koch 1989).

Las malezas poseen tres atributos ecológicos que les dan la habilidad de interferir en las actividades agrícolas:

Ø  Dispersión: su íntima asociación con hábitats modificados por la actividad del hombre le aseguran un alto poder de invasión.

 

Ø  Potencial de colonización: su habilidad para incrementar rápidamente la población les permite, una vez introducidas en un determinado hábitat, potencialmente dominar la comunidad vegetal.

 

Ø  Persistencia: asegurada por su alta capacidad adaptativa a diversos medios y la posibilidad de reproducirse.

 

 

2.     BIOLOGÍA Y ECOFISIOLOGÍA DE LAS ESPECIES DE MALEZAS PREDOMINANTES.

Es vital conocer las características de las distintas fases de desarrollo de las especies de malezas más importantes. Estas fases incluyen: latencia, germinación, desarrollo de la plántula, emergencia, crecimiento vegetativo, floración, fructificación, madurez y dispersión de semillas. La influencia favorable o desfavorable de los factores bióticos y abióticos sobre cada fase debe ser también estudiada. Toda esta información, obtenida por observación directa o a través de la literatura existente, contribuirá a un mejor diseño de las medidas de combate.

  1. LAS MALEZAS INTERFIEREN EN EL DESARROLLO DE LOS CULTIVOS Y REDUCEN SU RENDIMIENTO A TRAVÉS DE PROCESOS DE:

·  Alelopatía: interacción química entre plantas incluyendo tanto influencias estimulantes como inhibitorias. Pueden ser generados por la liberación de toxinas a partir de la planta viva o de sus restos.

·  Competencia: proceso que se genera cuando plantas que conviven en un mismo hábitat, intentan obtener simultáneamente un recurso escaso en el medio (agua, luz, nutrientes).

 

B.   CLASIFICACION DE HIERBAS

Son aquellas que completan su ciclo de vida en menos de un año. Si bien, usualmente son fáciles de controlar, debido a su germinación retardada y

rápido crecimiento el control tiende a ser más caro. Según el momento de germinación se pueden agrupar en

a.    Anuales de Verano: germinan en primavera, crecen durante el verano para madurar y finalmente morir en otoño. Las semillas permanecen en el suelo para germinar nuevamente en primavera.

b.    Anuales de Invierno: germinan en otoño, se desarrollan en invierno, maduran y mueren en verano. Las semillas permanecen en el suelo hasta el próximo otoño. Altas temperaturas de suelo retardan o inhiben la germinación de las semillas

c.    Bianuales o Vivaces: son aquellas que viven más de un año y menos de dos

d.    Perennes: viven por más de dos años, pudiendo hacerlo casi indefinidamente. Se propagan por vía sexual (semillas) y / o asexual (estolones, rizomas). Se elimina las anuales preferentemente con azada, con desbrozadora de hilo o con herbicidas. Las malas hierbas perennes o vivaces son mucho más problemáticas que las anuales. Si las arrancamos con las manos o con la azada se nos quedarán muchos trozos de raíces subterráneas, estolones, rizomas, bulbillos sin eliminar y volverán a brotar. Ejs.: Grama (Cynodon dactylon), Cañota (Sorghum halepense), Castañuela (Cyperus rotundus)


En realidad no hemos matado la planta, aunque se vea la tierra limpia por fuera. Sigue viviendo bajo tierra. Si le damos con la desbrozadora ocurre lo mismo: siguen vivos los órganos subterráneos que harán que vuelva a brotar, ese mismo año o al año siguiente.

No obstante, aunque vuelvan a brotar, si cada vez que salgan las vamos eliminando mediante azada, a mano o con desbrozadora, se irán debilitando progresivamente y casi, casi desaparecerán; pero después de haber insistido mucho en su eliminación manual o con desbrozadora. Debido a la dureza de las malezas perennes, los herbicidas tienen aquí más utilidaduno de los más usados es el GLIFOSATO. Este es el nombre de la materia activa, las marcas con que se comercializa son varias, por ejemplo Roundup o Tomcato. Elimina todo tipo de malas hierbas tanto gramíneas, como de hojas anchas, anuales y perennes. Se aplica a las hojas y penetra en la planta y llega hasta las raíces, esta es su principal cualidad por la que es capaz de acabar con las perennes.

 

 

Correhuela o Campanillas (Convolvulus arvensis)

Las correhuelas forman una red de raíces muy tupida.

Juncia o Castañuela (Cyperus ssp.)

Esta es una de más resistentes a los herbicidas.


1.    EL EFECTO COMPETITIVO Y LOS UMBRALES ECONÓMICOS DE LAS ESPECIES DE MALEZAS PREDOMINANTES:

 

A.   Duración de la competencia

Uno de los aspectos de la interferencia más estudiados es el relativo a la duración de los períodos de presencia o ausencia de malezas. El grado de infestación en estos experimentos es raramente especificado, pero se entiende que los mismos se han siempre realizados en condiciones de alta presión de infestación. Cuando esto sucede, el período crítico de competencia es aproximadamente equivalente al primer tercio o a la mitad del ciclo de vida del cultivo. Por ejemplo, el ciclo del arroz y el maíz es por lo general de 100 a 120 días hasta la maduración y al mantenerlos libres de malezas durante los 30 a 40 días iniciales, normalmente se garantiza casi el máximo de su producción. Los períodos críticos de competencia en varios cultivos (sobre la base de días después de la plantación o siembra), entre ellos algunas hortalizas (sobre la base de su estadio de crecimiento) aparecen en la Tabla. Esta regla general de los períodos críticos de competencia, de extenderse desde un tercio hasta la mitad del ciclo de los cultivos, es considerablemente variable entre las diversas plantas cultivables. Por ejemplo, la casava o casava es plantada a una distancia amplia entre surcos y la planta suele crecer más lentamente que otros cultivos alimenticios esenciales.

 

Cultivo

Cultivos de campo

Hortilizas

Días desde plantación

Días hasta la madurez

Por ciento del ciclo

Cultivo

Estadio de desarrollo

Arroz

40

120

30

Repollo

Inicio repollo

Soya

42

125

34

ocra

10-15 cm altura

Maíz

49

120

40

Ajo

Inicio del bulbo

Cacahuete

42

105

40

Frijol

Formación de follaje

Frijol mungo

32

62

48

Zanahoria

7-10 cm altura

Cebolla (trasplantada)

56

95

60

Pepino

inicio vegetativo

 

 

 

 

Tomate

20-30 cm altura

 

B.   Nivel de nutrientes

Si los nutrientes del suelo son abundantes, la competencia de malezas es de menor importancia. Sin embargo, en muchas áreas tropicales y subtropicales, los suelos son pobres en nutrientes y la competencia es entonces crítica. Por otra parte, la aplicación de fertilizantes a fin de elevar los rendimientos del cultivo no logra alcanzar los beneficios máximos de no ser eliminadas las malezas adecuadamente. En Nigeria, la investigación demostró que al permitir la competencia de las malezas con el sorgo, fertilizado con nitrógeno, por espacio de 4 semanas, resultó en una pérdida del rendimiento de un 23% comparado con el cultivo libre de malezas todo el ciclo. Sin embargo, si el nitrógeno no se aplicaba, este período de competencia causaba un 69% de pérdida (Okafor y Zitta 1991). De forma similar, DeDatta et al. (1969) detectaron que el arroz bien fertilizado fue menos afectado por las malezas que en las áreas, donde la fertilización estaba limitada.

 

 

Efecto de la competencia de malezas en sorgo con y sin fertilización nitrogenada en Nigeria (Okafor y Zitta 1991).

Infestado por;

Por ciento máximo de rend.1

con N2

sin N2

0 semana

100

80

2 semanas

86

51

4 semanas

77

41

6 semanas

46

33

1 El rendimiento máximo fue de 2280 kg/ha
2 Se aplicó nitrógeno a 120 kg/ha

C.   Disponibilidad de agua

Este aspecto de la competencia varia de una estación a otra, de un año o lugar a otro y de una especie a otra (si no se dispone de irrigación). En las regiones semi-áridas, la competencia por el agua es más crítica que en las áreas con abundantes precipitaciones. Los estudios con cuatro especies de malezas en cacahuetes arrojaron que 8 plantas de malezas/7 m de surco resultaba en pérdidas de los rendimientos de 32 a 45% entre las distintas especies y de 21 a 55% entre suelos de textura gruesa y fina (Buchanan y Hauser 1978).

Tabla 3. Habilidad competitiva de cuatro especies de malezas en cacahuete cultivado sobre dos tipos de suelo.

Especies de malezas

Densidad de malezas (No/7 m de surco)

Reducción de rendimiento

Suelo arcilloso(%)

Suelo loam arcillos (%)

Xanthium pensylvanicum

8

20

60

Amaranthus retroflexus

8

0

70

Cassia obtusifolia

8

25

40

Ipomoea purpurea

8

40

50

 

 

 

 

 

 

 

 

2.     MÉTODOS DE CONTROL TÉCNICAMENTE EFECTIVOS, ECONÓMICAMENTE VIABLES Y SEGUROS PARA EL AMBIENTE:

 

 

A.   INTERACCIÓN DE LAS MALEZAS CON OTRAS PLAGAS

La identificación de las especies de malezas que sirven de hospederas alternativas de distintas especies de insectos es importante a fin de definir los efectos directos de estas plantas indeseables sobre las poblaciones de insectos (Settele y Braun 1986). Las malezas también hospedan varios patógenos dañinos a las plantas cultivables. La conformación de una lista de las especies de malezas con el nombre de las especies de insectos, ácaros y patógenos que hospedan es algo deseable a disponer en cada región agrícola. La interacción entre las malezas y las plagas asociadas debe ser objeto de correcta comprensión para el mejor desarrollo de las prácticas de MIP. A veces es aconsejable dejar una pequeña población de ciertas especies de malezas a fin de garantizar el desarrollo de depredadores importantes de insectos. Sin embargo, la práctica demuestra que por lo general el control de malezas suele reducir la incidencia de otras plagas y enfermedades.

  1. MÉTODOS DE CONTROL DE MALEZAS

Existen varios métodos para el control de las malezas o para reducir su infestación a un determinado nivel, entre estos:

    1. Métodos preventivos, que incluyen los procedimientos de cuarentena para prevenir la entrada de una maleza exótica en el país o en un territorio particular.
    2. Métodos físicos: arranque manual, escarda con azada, corte con machete u otra herramienta y labores de cultivo.
    3. Métodos culturales: rotación de cultivos, preparación del terreno, uso de variedades competitivas, distancia de siembra o plantación, cultivos intercalados o policultivo, cobertura viva de cultivos, acolchado y manejo de agua.
    4. Control químico a través del uso de herbicidas.
    5. Control biológico a través del uso de enemigos naturales específicos para el control de especies de malezas.
    6. Otros métodos no convencionales, p.ej. la solarización del suelo.

Ninguno de estos métodos debe ser perdido de vista en un sistema agrícola de producción, ya que los mismos pueden resultar efectivos técnica y económicamente a los pequeños agricultores. Incluso el arranque manual, considerado correctamente como labor tediosa y penosa, es una práctica vital complementaria, aún cuando los herbicidas sean utilizados, ya que previene el aumento de poblaciones resistentes o tolerantes de las malezas. Esta práctica es también la más pertinente en áreas, donde el nivel de infestación de malezas es bajo y se necesita la prevención del aumento del banco de semillas de malezas en el suelo.

C.   CONTROL QUIMICO:

Siempre que puedas, es mejor evitar el uso de herbicidas. Son productos químicos que contaminan y que tiene algún riesgo en su aplicación para las demás plantas, fauna y personas. Sin embargo, son eficaces para malas hierbas perennes muy duras de matar.De una manera práctica, podemos clasificar a los herbicidas en:

v  Herbicidas que se aplican sobre el suelo.

v  Herbicidas que se aplican sobre las hojas: pueden ser de contacto o sistémicos

Y dentro de los dos tipos anteriores, a su vez, pueden ser herbicidas totales o herbicidas selectivos.

  • Un herbicida total es aquel que mata todo tipo de plantas.
  • Un herbicida selectivo es aquel que matan un tipo concreto de plantas principalmente. Por ejemplo, herbicidas para malezas de hoja ancha y herbicidas para malezas de hoja estrecha (Gramíneas). Aunque un herbicida total, a veces, puede convertirse en selectivo rebajando la dosis. O uno selectivo en total aumentando la dosis.

Ø  Herbicidas que se aplican sobre el suelo:

En jardinería se usan poco. En fruticultura o en olivos se emplean para mantener libre de hierbas el pie de los árboles.

Se aplica en el suelo y crea una película tóxica que al ser atravesadas por las malezas que germinan, mueren. A las malas hierbas que ya haya, si le cae encima, no les hace nada, sólo es para las que estén germinando. Algunas materias activas son: Simacina, Diuron, Fluroxipir...

No se evapora con el calor y su efecto en el suelo dura semanas o pocos meses, así que puedes repetir al mes y medio aproximadamente.

NO le hace nada a las ya nacidas, para ello hay otro tipo de herbicidas. A pesar de su amplio espectro, escapan algunas malas hierbas, sobre todo perennes (grama, corregüela, etc.).

Ø  Herbicidas que se aplican sobre las hojas. Entre estos tenemos:

De contacto: destruyen las hojas y tallos verdes donde cae. No llegan a las raíces. Ejs.: Paracuat (para Gramíneas) o Diquat (para hoja ancha).

Sistémicos: estos se aplican en las hojas, se absorben y la savia lo traslada a las raíces para que toda la mala hierba quede envenenada. Ejs.: Glifosato o Sulfosato. Son los que pueden con las malas hierbas perennes.

a.    Consejos sobre el uso del Glifosato y del Sulfosato

Estos herbicidas son TOTALES (no selectivos), es decir, que no distingue entre malas hierbas y plantas ornamentales, sobre la que caiga la daña, ya sea una mala hierba o cualquier otra planta del jardín. Así que NUNCA DEBE CAER SOBRE LAS HOJAS DE LAS PLANTAS ORNAMENTALES, puesto que se quemarían. Localíza bien sobre las malezas.

b.    Una forma para localizar el producto es recortar la parte superior de una botella de leche de plástico y ponerla en la punta de la lanza de la mochila a modo de embudo. Así puedes tratar, por ejemplo en la base de los arbustos, sin que el herbicida caiga sobre ellos. También hay para las mochilas un accesorio especial para localizar con forma de campana. Se puede echar en un espray de esos domésticos Así se puede rociar sólo la planta en cuestión. Incluso se puede llevar un bote con una brochita y "pintar" la planta en cuestión, sin tener que echar tanto producto como si se rociase todo.

c.    Aplica en día sin viento

d.    No apliques herbicida si se esperan lluvias al día siguiente o al otro; arrastraría gran parte del producto de las hojas y se desperdiciaría al caer al suelo.

e.    Emplea las dosis recomendadas en el envase. El glifosato tiene el problema que es sistémico y para actuar ha de bajar a las raíces, y si aplicas demasiado hace un efecto de contacto y no se produce la traslocación a raíces por lo que la planta rebrota

f.     Limpia correctamente el recipiente después de un tratamiento. Si destinas un spray únicamente para herbicidas, mejor

g.    Hay que insistir con ellos en varias aplicaciones para acabar con algunas malezas que son muy resistentes y duras. NO las matarás con una única aplicación. Por ejemplo, la grama (Cynodon dactylon), la Correhuela, la Castañuela o Juncia.

 

    II.    BIBLOGRAFIA

·  Baker H.G. 1965. Characteristics and modes of origin of weeds. In H.G. Baker and G.L. Stebbins (Eds.). The Genetics of Colonising Species. Academic Press, Nueva York, pp 147-172.

·  http://www.fao.org/docrep/T1147S/t1147s05.htm#TopOfPage visitada  5pm 16/02/08

 

Publicidad
 
Publicidad
 
 
Hoy habia 160474 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=